El mar y las bolsas de plástico están relacionadas de varias formas: Seguramente las bolsas contaminan el mar, y seguramente nosotros también nos ahogamos en ellas, al menos así lo percibí en los últimos días que fueron los primeros que pasé en Medellín (y en Colombia en general).

Planeta Verde

Quiero contarles de mi primera compra en un supermercado de la ciudad. Cada fruta debía  ser puesta en bolsas plásticas individuales para que la vendedora pudiera pesarlas adecuadamente. Luego, pasé un buen rato buscando leche hasta que la vi en la fila más baja de la estantería refrigerada, empacada igualmente, yacente en una pila de sus gemelos. Posteriormente, al pagar, me dieron otras tres bolsas para mis 10 productos (de los que algunos ya eran empacadas en plástico). Era necesario porque tan finas que son las bolsas, se van a romper si alguien pone cosas demasiado pesadas en ellas. No obstante, hasta que entré en mi casa, dos ya se habían roto. En este momento me prometí ya no ir de compras sin mi mochila.

Hoy es el Día Internacional sin Bolsas de Plástico, y eso me hace pensar mucho en cómo las uso yo, cómo las ponen a disposición las empresas, y el impacto que tienen en nuestro ecosistema, además de su uso alrededor del mundo.

Hay algunos países y regiones donde son estrictamente prohibidas, por ejemplo en Ruanda, donde su prohibición en el 2006 disminuyó notablemente la congestión de los desaguaderos y la polución de las calles. Otros ejemplos son Bangladés y partes de la India, y también California y ciertas regiones en Australia.

La Unión Europea aprobó una directiva respectiva a las bolsas de plástico en el 2015. Requiere que su uso se reduzca a 40 piezas por persona y año – actualmente son 200. Francia acaba de prohibirlas totalmente a principios de este mes.

En Alemania, donde vivo yo, la mayoría de las bolsas de plástico en los supermercados cuestan dinero. Eso sirve para animar a las personas de traer sus propias bolsas y reutilizarla, incluso una de las mayores cadenas de supermercados, REWE, cesó de venderlas en junio. Ahora los clientes nada más pueden elegir entre bolsas de yute, reciclables o de papel. Además, hay una comunidad creciente que absolutamente rechaza el uso de cualquier empaque. Por eso, en muchas grandes ciudades, nacieron supermercados que ofrecen productos completamente libres de empaques; en este lugar los clientes compran pasta de dientes como paleta o enfrascan cereales en sus propios envases.

Estos son unos primeros pasos, pero no significa que en mi país no haya un montón de plástico superfluo: Los pepinos a menudo son plastificados cada uno, para las verduras y frutas seguimos usando bolsas no reciclables, en el verano hacemos la barbacoa en el parque con los platos de plástico.

¿Y en Colombia?

Según información del Ministerio de Ambiente, cada persona usa seis bolsas de plástico por semana – lo que se suma a más que 300 por año. Desde fines de abril, son reguladas las bolsas plásticas pequeñas (menos de 30 x 30 cm), igualmente hay movimientos para un uso más razonable. Por ejemplo, en julio del año pasado, la bloguera Mariana Matija de Medellín publicó una guía para aguantar 30 días sin plástico.   

Las bolsas de plástico son una carga inmensa para el medio ambiente. Como solemos usarlas solamente una vez y luego las tiramos, un gran número termina en el mar. Este gráfico visualiza su impacto:

 

Día Internacional Sin Plástico

[Pieza diseñada por el equipo de Innove]

Reducir el uso de bolsas plásticas es una manera muy fácil para que cada uno pueda ayudar a un mejor medio ambiente y contribuir al Objetivo de Desarollo Sostenible (ODS) 14 que se dedica a la vida submarina. Pero no deberíamos olvidar que no se limita a reemplazar las bolsas de plástico con las de papel o de otros materiales reciclables. Las bolsas de papel, por ejemplo, consumen mucha energía y agua durante su producción. Un mejor balance ecológico sólo se logra cuando consecuentemente reutilizamos nuestros envases, y eso corresponde al ODS 12: Aquel de Producción y Consumo Responsable.

Comparte en las redes:Share on Facebook10Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Email this to someone

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *